EL PAPEL ARRUGADO

 

Hoy en el grupo de Autoayuda, hemos le√≠do este cuento… esperemos que os guste ūüôā

cor

 

Contaba un predicador que, cuando era ni√Īo, su car√°cter impulsivo lo hac√≠a¬†estallar en c√≥lera¬†a la menor provocaci√≥n.

Luego de que sucedía, casi siempre se sentía avergonzado y batallaba por pedir excusas a quien había ofendido.

Un d√≠a su maestro, que lo vio dando justificaciones despu√©s de una explosi√≥n de ira a uno de sus compa√Īeros de clase, lo llev√≥ al sal√≥n, le entreg√≥ una hoja de papel lisa y le dijo:

‚ÄĒ¬°Arr√ļgalo!¬†El muchacho, no sin cierta sorpresa, obedeci√≥ e hizo con el papel una bolita.¬†‚ÄĒAhora ‚ÄĒvolvi√≥ a decirle el maestro‚ÄĒ¬†d√©jalo como estaba antes.

Por supuesto que no pudo dejarlo como estaba. Por más que trataba, el papel siempre permanecía lleno de pliegues y de arrugas.

Entonces el maestro remató diciendo:

‚ÄĒEl coraz√≥n de las personas es como ese papel. La huella que dejas con tu ofensa ser√° tan dif√≠cil de borrar como esas arrugas y esos pliegues.

Así aprendió a ser más comprensivo y más paciente, recordando, cuando está a punto de estallar, el ejemplo del papel arrugado.